(+34) 650128765 david.criado@vorpalina.com
Seleccionar página
Portada del libro "La primera venta del emprendedor"

Portada del libro "La primera venta del emprendedor"

En este blog comentamos a diario ideas y esbozos de ideas que van surgiendo y mantienen viva nuestra inquietud por el nuevo paradigma. Hoy quiero hablaros de una iniciativa, Libros de Cabecera, una editorial que intenta concretar todo este universo de ideas que se formulan en foros profesionales y blogs especializados sobre emprendimiento, innovación y nuevo mercado. Se trata de una apuesta por acercar capacidades, métodos y conocimiento a todos aquellos senior interesados en este tipo de contenidos (¿existe alguien a quién no le interesen?;) Cuenta con un equipo editorial de lujo y unos colaboradores/autores a los que merece la pena escuchar: Carmelo Canales, Francisco López, Gabriel Ginebra, Oriol Segarra, Morris West y el autor del que quiero hablar con un poco más de detalle: Eduardo Remolins, del que ya hemos hablado en otras entradas para recomendar su blog El economista en piyama.

La web de Eduardo ofrece información sobre sus conferencias, artículos y estudios acerca de emprendimiento e innovación. Recientemente ha escrito un libro para la editorial de la que os he hablado, Libros de Cabecera, en el que nos narra cómo podemos romper la primera barrera en emprendimiento: la venta de nuestra idea a futuros inversores. La primera venta del emprendedor, el séptimo libro del autor, es un manual para iniciar a cualquier emprendedor en el arte de arrancar y convencer. Las dos primeras ideas básicas que extraemos nos han gustado: no mientas, tarde o temprano te pasará factura; y se honesto, no puedes saberlo todo ni operar al margen de la sociedad que te da de comer. Lo que más nos ha gustado del libro ha sido la adecuada y sencilla estructuración de los contenidos e ideas con casos prácticos asociados y detección de tendencias y amenazas. Tras formular nuestra idea y darle forma necesitamos convencer, estructurar nuestra apuesta y evaluar nuestras opciones de financiación. Debemos saber para ello qué esperan los inversores de todo emprendedor, debemos presentar nuestro producto de forma eficaz y, como bien dice Eduardo Remolins, debemos aprender a volar.  La idea de que lo importante es despegar por encima de cualquier otro accidente o detalle me recuerda a ese genial poema del poeta Oliverio Girondo que se titula “No se me impora un pito” y que aparece en la película “El lado oscuro del corazón”. Un extracto del poema dice así:

No se me importa un pito que las mujeres
tengan los senos como magnolias o como pasas de higo;
un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero,
al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco
o con un aliento insecticida.
Soy perfectamente capaz de soportarles
una nariz que sacaría el primer premio
en una exposición de zanahorias;
¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono,
bajo ningún pretexto, que no sepan volar.”

Pues bien, con los proyectos lo mismo. Para dar alas a nuestra idea nada mejor que concebir las diferentes etapas que debemos cubrir y el esfuerzo y apoyo que debemos tener en cada una de ellas. También es necesario un Plan de Negocio, un discurso breve que nos permita exponer y convencer en menos de 1 minuto (el famoso minuto de oro que cuesta tanto conseguir) y sobre todo tener solidez en los argumentos. La primera recomendación del autor es concretar mediante varias acciones básicas: focalizar, detectar el diferencial, localizar el mercado real (no potencial) y la competencia que opera en él y, por último, ver el modelo de negocio (cómo sacar beneficios). En definitiva se trata de posicionar nuestra idea y detectar el retorno de inversión. Otra de las grandes lecciones que he aprendido de este libro de Eduardo es que no necesariamente un gran emprendedor debe ser la cabeza monolítica que controle todo el negocio; en ocasiones alguien persuade y vende ideas y tiene detrás un argumento sólido (consejo asesor, técnicos muy cualificados y unos buenos números nunca fallan) que le da soporte y credibilidad. Lo último que destaco es la insistencia que, tanto Eduardo a lo largo del libro como Carlos Barrabés en su prólogo, ponen para advertir del peligro de no disponer de un label de calidad, un altavoz que magnifique y apoye nuestro mensaje, una plataforma efectiva. Os divertirá la argumentación de Carlos en el prólogo porque es realmente gráfica. Hablan de “dinero inteligente” y podréis entender como no son solo billetes ni metálico sino también gestión y asimilación de entornos de conocimiento avanzados.

Recomiendo que leáis el libro (16 EUR y 6 EUR en formato EBUB) para tener una idea clara que nos ayude a superar esa primera fase de predisposición tangencial que si no es controlada a tiempo puede echar por tierra grandes ideas. Aunque no es un best-seller de Pérez-Reverte o Dan Brown como señala el propio autor ;), se trata de un libro de cabecera (nunca mejor dicho) para aquellos que no busquen soluciones rápidas sino consejos basados en experiencia personal. Una característica ennoblece el mensaje del libro: no intenta dar una solución definitiva ni mesiánica sino aportar una nueva forma de persuadir alejada de los modelos de presentación tradicionales (McKinsey).

Ayer mismo vi un audiovisual donde un cooperante explicaba su trabajo en Uganda. Relataba al cámara cómo muchas grandes apuestas han acabado en lo que denominan “elefantes blancos”. Se trata de grandes ideas con grandes presupuestos y un gran despliegue que no tienen en cuenta el entorno donde pretenden asentarse y acaban muriendo por abandono. En el caso de Uganda se trataba de una apuesta de la ONU con muy buenas intenciones pero que no aportó nada a la comunidad. La idea era construir una fábrica de corte y distribución de carne basada en ganado local para abastecer el mercado nacional por medio de un plan logístico ambicioso. Dada la cultura ugandesa que considera a la vaca no solo como un animal sino como parte fundamental del valor de una tribu y una familia, el hecho de que un ganadero vendiera la totalidad de sus vacas era completamente disparatado. Es lo que se llama “muerte por éxito”. Eduardo advierte en el libro de este tipo de peligros: apuestas ambiciosas sin fundamento real que no llegan a buen puerto y sobre todo ideas que logran nacer y empezar pero que debido a crecimientos excesivos (la curva del palo de hockey) acaban generando expectativas difícilmente asumibles.

Nuestra enhorabuena personal al autor y nuestro apoyo a la editorial en cualquier tipo de colaboración o ayuda. Gran iniciativa con buenos argumentos, que diría el propio Eduardo 😉

Nota: Eduardo Remolins escribe el blog personal El economista en piyama. Es licenciado en Economía por la Universidad Nacional de Rosario, Master en Economía por la Universidad Torcuato Di Tella y Master in Technology and Innovation Management por la Universidad de Sussex. Más información

Enlaces de interés:

Poema completo de Oliverio Girondo

Share This
A %d blogueros les gusta esto: