(+34) 650128765 david.criado@vorpalina.com
Seleccionar página

¿Por qué necesitamos potenciar la suma de economías individuales o de nuevas formas de entender la economía? Porque socialmente necesitamos retomar nuestros valores o acuñar una nueva ceca para nuevos principios y formas de entendernos. Porque como decía @mbawmens necesitamos reinventar el mercado desde la sociedad. “La próxima frontera de la humanidad no es el espacio sino nosotros mismos” como recordaba el buen Gregory Stock. Mi receta se basa en Innovación, Innovación, Innovación. Nuevos ecosistemas sostenibles, realidades en malla, divergentes y convergentes, diversas, capaces de autoaprender y explotar oportunidades en el camino. La profesora Eunika Mercier-Laurent hablaba de ello hace poco pero hay muchas, muchísimas, infinitas nuevas fórmulas que necesito/necesitamos poner en práctica. Y en esta aventura tal vez vayamos como se sentía hace unos días @otrocaminante: “Voy por el camino que tiene por delante el mundo” Pero es necesario andarlo, es necesario explorar y sacudirnos el miedo porque los datos que nos siguen aterrando no pueden ser peso sino razón:

A mí me sobran las razones para saber que el modelo que actualmente vivimos no sirve ni en la familia, ni en la escuela, ni en la empresa ni en la sociedad. Tras 5 años de crisis, 11 millones y medio de personas en España están “en riesgo de exclusión social“, comiendo en comedores sociales o iglesias. 1 de cada 2 jovenes sin trabajo (si la mitad de los jóvenes de entre 25 y 35 años de este país -la población que debería ser el gérmen productivo- se independizase, no podrían pagar tres meses de alquiler en Madrid). más del 80% de españoles no es capaz de ahorrar 3.000 EUR al año, 5 millones de personas en paro, el 70% de profesionales altamente cualificados deseando irse de aqui, un 60% de los jovenes en paro sin formacion ni capacitación, 17 millones de personas ganan 1.000 EUR al mes (un 63% de la población). Nuestro mercado está escasamente o nulamente diversificado conservando el foco de negocio en sectores que tienen una extrema dependencia a modelos industriales de crecimiento que no son sostenibles en el tiempo. No tenemos una economía del conocimiento porque nuestro conocimiento se va fuera. Sin más. Nuestra economia es en un 80% pequeños negocios y autonomos (alguien se empieza a dar cuenta pero no les da dinero) pero les impedimos progresar y hacemos que tener un negocio sea una proeza (la burocracia acaba con la mayor parte de proyectos). El 98% de las empresas que cerraron en los últimos cuatro años tenían menos de 50 empleados. 177.000 empresas han cerrado en los últimos 4 años. La gestión pública está deteriorada y no paga sus facturas a autónomos. En España es muchísimo más fácil ahora cerrar una empresa que abrirla.

Los grandes agentes sociales solo representan al 20% de la economia y cuando se despliega el tapete del juego solo cuentan 35. La clase política está no ya estancada, sino completamente desfasada y anacrónica. . Son garantes y guardianes de un sistema de suma cero que sostienen los que mi amiga Carolina llama “empresauros”. Políticos del pasado que no se regeneran y grandes empresauros son nuestra imagen fuera y nos conformamos con que nos gobiernen dentro “porque no hay otra cosa”. Porque nuestro modelo de recompensa inexistente genera un fracaso escolar que nos hace cada dia mas pobres. Pero no contentos con ellos, recortamos presupuestos en cultura y educación porque “no dan dinero”. Maldita sea, amigo, es exactamente lo único que te va a a dar dinero incluso a corto plazo: personas competentes, que aprendan haciendo y disfruten con lo que hacen, inquietas, críticas,… La dependencia crediticia ficticia y falsa que nos llevó a la situación actual no solo no se ha estancado sino que además ha crecido y ha ampliado su presencia en… ATENCIÓN: los Estados que salvaguardan nuestras libertades y derechos. Mi ciudad -Madrid- tiene deudas que no podrá pagar en menos de 40 años sin aumentar impuestos de forma inmediata, España tiene escandalosas deudas de las que se está librando mercadeando su propia marca a plazos a otros Estados o empresas. Europa está, sin duda para mí, aún peor que cualquiera de los países que intenta regular. La financiación se ha parado porque se ha restringido de forma abusiva el crédito y los ajustes fiscales provocan cierto conservadurismo obsceno que prioriza la no contención del gasto sobre el crecimiento social.

Empresaurus clasicus, con un peso de siglos y una adaptación al cambio sospechosa, se nutre de la manada sin aportar gran valor social

Entretanto una colección de lo que yo llamo “practicistas” (gente cuya mente no puede ver más allá del inmediato plazo) plantean soluciones descabelladas al estilo Paul Krugman: bajen sus salarios y todo se resolverá, o mejor aún, barra libre para abaratar el despido sea como sea. Nos entretenemos saboreando la supuesta eficiencia de la banca. También hay grandes frases que se pronuncian como la de Robert Zoellick “El mundo ya no volverá a ser como antes” que vienen a decir algo así como “Os hemos metido el gol y ahora toca la hora de sentiros culpables”. Pero todo es genial porque cada vez la gente trabaja más por menos y cada vez hay menos huelgas y pérdidas fatuas del sagrado tiempo productivo. Y el turismo sobrevive, luego no nos estará yendo tal mal, ¿cierto? Y hay grandes indicadores abstractos que nos hacen dormir bien: llamémoslos “confianza en el euro” y “nivel de vida razonable”. También reducimos el “fenómeno” de la inmigración que para algunos era un auténtico problema. Maldita sea de nuevo: No somos productivos ni tenemos la vida por la que trabajamos. No se trata de parches, se trata de modificar en infinitas realidades atomizadas nuestra cultura laboral.

Las personas que están en la Patronal no representan al empresario que necesitamos para modificar y hacer una nueva marca España. El nuevo empresario valora el talento y las personas no como un discurso vacío y repetitivo al accionista sino como el motor para crear y construir economía y sociedad. Han aumentado las compras de coches de lujo, las inversiones en el sector de lujo y… todo lo que se os ocurra que tenga “lujo” de apellido. Sencillamente porque las desigualdades se pronuncian. El problema es que cuando como dice Jose Luis Sampedro “se cuidan los objetos y se gastan las personas” el modelo estalla en mil pedazos y se pierde no ya la maldita “paz social” sino la propia sociedad. Creo que nos estamos voviendo extremadamente incivilizados.

Entretanto vemos en la televisión Quién vive ahí para tomar nuestra pequeña dosis de paraíso mientras los pedazos luchan por no recomponerse. ¿Necesitamos mas datos o razones xa saber q el modelo España YA no funciona? NO, necesitamos alternar lo que ya conocemos con nuevas formulas, necesitamos CAMBIAR y dejar paso a las ideas. No vale con perpetuar lo que antes funcionaba, porque podemos y sabemos hacer algo distinto. Unete al cambio y redarquízate. Tengo ideas, tenemos ideas que pueden hacernos superar este largo periodo de apatía creativa. Tal vez como recordaba hace poco @pacotraver solo necesitamos tener conversaciones, hacer terapia de colaboración, ponernos en común para hallarnos de forma individual.

Nos han creado y hemos digerido el miedo, lo han getionado de la forma más eficiente y exitosa posible pero nosotros tenemos soluciones y propuestas para cambiar las cosas en entornos adversos, somos capaces de superar el miedo, solo nos hace falta una gran actitud y compromiso. Por eso -porque debo predicar con el ejemplo- me he decidido a ser mi propio barco, he abandonado el confort y la zona de seguridad y estoy en cloud, en medio del océano, pero he levado anclas y me muevo, vivo porque he dejado de sobrevivir, valoro otras cosas y busco otro tipo de relaciones profesionales que me construyan y que construyan a mi entorno. Lo he hecho en mitad de todos estos datos lamentables y me llamaréis loco porque he renunciado a una carrera seguramente exitosa para la que había encaminado mis pasos en favor de una carrera honesta con lo que creo. Y sin embargo creo que lo merezco, que he trabajado duro por este momento y que voy a crear mi propio ecosistema. Si no le gusta este ecosistema -parafraseando irónicamente al genio Groucho- tengo otros. He estudiado -y seguiré haciendolo- nuevos ecosistemas y fórmulas que pongo en práctica en mi vida laboral y personal. Y los encuentro en cada libro que leo, en cada artículo y post, comida de trabajo y reunión que estoy teniendo estos días, en cada conversación e intercambio honesto de ideas. El éxito para mí está siendo la propia búsqueda de nuevos modelos sostenibles. Solo eso.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: