(+34) 650128765 david.criado@vorpalina.com
Seleccionar página

#REDacciones: Tecnología + cultura o cómo superar el código

Artículo de David Criado publicado el 04/02/2012 en el Blog Gestión Documental Inteligente de Yerbabuena bajo el título Tecnología + cultura o cómo superar el código

Lo que reza esta pintada lo he aprendido con el tiempo y yo mismo y la sociedad en la que vivo (con todas nuestras imperfecciones compartidas) creo que somos ejemplo de ello. Entiendan el mensaje de un modo irónico o al pie de la letra, ambas me valen 😉 Hemos sido absorbidos por soluciones sencillas a necesidades complejas, nos invade la simplificación y esto no sería un problema (yo soy apóstol del design thinking) sino fuera porque generamos compartimentos-estanco que nos impiden progresar.

Hace poco viajé a Finlandia en el marco de un programa de estudios que lideran Mondragon Unibertsitatea (España) y University of Jyväskylä(Finlandia) junto con sendos nodos internacionales de Team Academy en Euskadi y Finlandia. Ambas instituciones educativas están colaborando y apostando de forma puntera por lo que yo creo que es el futuro tanto de la educación superior como de las relaciones laborales: evolucionar de las estructuras formativos tradicionales (basadas en el fomento de la individualidad, la teoría, la disciplina y la memoria) hacia entornos de aprendizaje con altas dosis de innovación y emprendimiento (basados en el gen del aprendizaje en equipo, el learning by doing, la creatividad y la síntesis).

Durante el viaje interioricé la importancia de la inteligencia colectiva y de la innovación abierta como bases para el cambio hacia un mercado basado en narraciones (discursos, servicios o experiencias) que pueden dar lugar a conversaciones (oportunidades, beneficios). Y ahora toca entornar el mea culpa en mi frecuente creencia de que los casos de fracaso son tanto o más importantes que los de éxito. Durante años he estado trabajando en el lado opuesto del río, he estado vendiendo soluciones tecnológicas bajo demanda e implantando proyectos en grandes y medianas organizaciones sin contar con la cultura. Se trataba básicamente de colocar tecnología allá donde hubiera una necesidad de cambio y a menudo sin tener en cuenta una gestión del cambio y una educación del cliente que me parecían fundamentales. De hecho todo el sistema de las grandes organizaciones se sigue basando en eso: concursos públicos o invitaciones a concursos para responder a una demanda y no a una necesidad realmente estudiada. En el último eslabón del diseño del cambio, llegábamos nosotros -los consultores- y asumíamos lo que ya estaba decidido para construir algo que se aproximase lo máximo posible en el menor tiempo a esa decisión.

Hace dos años me cuestioné si lo que estaba haciendo era coherente con una visión profesional de mi servicio. Me preguntaba si estaba ayudando realmente a las organizaciones a ser más eficientes y a responder mejor ante los retos de la gestión de la información o el conocimiento. Estaba claro que yo no podía responder solo a esa pregunta. Por eso me puse en contacto con algunos clientes y antiguos compañeros de equipo y les pedí su opinión sincera. Aunque no todas las respuestas fueron negativas, en general el resultado fue un duro golpe sobre la línea de flotación de mis principios. Lo bueno es que en ese momento, como Groucho Marx, yo tenía otros. De hecho me había estado formando en esos otros porque realmente creía -y sigo creyendo- que eran el futuro.

De modo que tracé una estrategia para aplicarlos que sigue estando vigente y se basa en establecer una relación honesta con mis futuros clientes. Lo he llamado consultoría simbiótica y se fundamenta en el mutuo beneficio de las partes más allá del mero contrato mercantil. Aunque sigo rediseñando el contrato simbiótico, está basado en tres ejes vertebrales: COOPETIR (competir+cooperar), mi RED de personas, mi CONOCIMIENTO y la construcción de nuevas EXPERIENCIAS (más allá de proyectos o servicios). Mi foco de actuación en adelante estará basado en una ecuación que me resulta mucho más sostenible que lo que ya hay. La ecuación es la siguiente:

 TECNOLOGÍA + CULTURA = ACTITUD

En esta ecuación, como veis, no se habla de invertir solamente en nuevos recursos (p.e. el desarrollo de un programa de gestión documental, la licencia del mismo o las horas de cargabilidad asociadas) sino en invertir además en los que ya tenemos para capitalizar el valor que actualmente permanece oculto. Esta segunda inversión tiene un ROI a medio plazo pero creo sinceramente que bajo este prisma es donde se producen auténticos ahorros y donde se construye una nueva forma de hacer (muy relacionada con el learning by doing). Este nuevo valor -creánme, lo he comprobado- está en las personas. Solamente hay que descubrirlo y poner lo necesario para que fluya. Y aquí viene lo bueno 🙂

En estos momentos la gestión documental -que es de lo que habla este blog gracias al estupendo trabajo de Verónica, Rubén y Antonio- corre el riesgo (si no lo ha hecho ya) de convertirse en una commodity gracias al enorme abanico de posibilidades que nos brinda el mercado. Necesitamos establecer un valor añadido a los servicios para definir una experiencia, superando la economía de servicios al modo en el que el gráfico de Joe Pine –que también rondaba por Finlandia 😉– lo define más arriba. En este blog hace años yo mismo leía extraordinarias comparaciones entre productos ECM que podían ser una herramienta para el cliente a la hora de tomar una decisión sobre la tecnología a implantar. También había -y sigue habiendo- grandes cuadrantes “mágicos”, informes de producto, workshops a los que acudíamos con fruición y buenos despliegues de marketing para presentación de nuevas versiones software. En ese mundo nos movíamos realmente bien. Los consultores tomábamos en cuenta a diferentes proveedores y agentes y asesorábamos al cliente para luego ayudarle a implantar ese producto. Pero la realidad exige reinventar la rueda porque como bien dice mi amigo Dioni Nespral, el listo no es el que inventó la rueda, sino el que inventó las otras tres. El problema es que a medida que pasa el tiempo y a medida que tenemos más experiencias en la mochila, nos hemos dado cuenta de que no basta solo con construir un buen proyecto tecnológico (una rueda) y de que a menudo todos nos olvidamos de la cultura de cambio (las
otras tres ruedas). A día de hoy la elección adecuada de la tecnología es fundamental porque en nuestro caso no todo es gestión documental y porque debemos separar el grano de la paja. Pero además es necesario un cambio en la manera de entender nuestro trabajo porque hay algo claro que he aprendido tras estos años: la tecnología nunca condiciona al individuo ni favorece de forma intrínseca las buenas prácticas. El individuo se ve influido por la cultura en la que participa y la cultura es a menudo un cambio estratégico y una nueva visión sobre lo que hacíamos y lo que haremos.

La aplicación de este nuevo modelo integrador, en el caso específico de la gestión de la información se me ocurre que la forma tecnológica más depurada (p.e. la Gestión Documental Inteligente, basada en gestionar de la manera más eficiente posible la información) sumada al canal cultural mejor desarrollado (podemos llamarlo la Gestión Documental Estratégica, basada en reeducar, desaprender y motivar el cambio) serán sin duda los punteros de futuro para lograr una nueva Actitud eficiente y sostenible en las organizaciones que favorezca lograr los objetivos. No estoy inventando nada nuevo, está demostrado que todo proyecto exitoso en ECM tiene en cuenta la solución tecnológica y la estratégica. Lo demás es un insano derroche de dinero y esfuerzo. Y lo he vivido. La nueva gestión de la información (en cloud, móvil y como servicio o plataforma -palabras que añado y/o reitero en 2012 a la previsión que realicé para el año 2011 en ECM-) exige principios que las organizaciones desconocían por completo, principios de los que os hablaba al principio de este artículo: transparencia, equipos multidisciplinares, capacidad de síntesis, inteligencia social,…

La clave de futuro en mi opinión es saber que la tecnología nunca es suficiente pero que siempre es necesaria. Aunque el código sea fuente, de él no fluye todo el éxito. Es un instrumento para lograr nuestros objetivos y debemos cuidarlo y trabajarlo pero ese instrumento debe servirse de previos y paralelos canales de actuación. Bajo esta perspectiva holística, que huye del inmediato plazo y de las prisas, estoy construyendo mi futuro profesional más inmediato. Lo voy a hacer con ayuda de mi red y en compañía de los mejores profesionales del mercado, aquellos a los que he admirado y de los que sigo aprendiendo grandes cosas y aquellos que me van a ayudar a conformar esta nueva estrategia de cambio, una estrategia más humana y por tanto MÁS REAL.

Yerbabuena Software va a participar en una experiencia de rediseño de nuestra realidad inmediata a partir de la puesta en común de la trayectoria de diferentes actores y agentes sociales en muy diversos ámbitos. El día 9 de Febrero se va a celebrar el segundo #vorparoom que reunirá en Madrid (y en la red a través de microbloging) a importantes talentos en materias como la gestión de la información, la estrategia, la innovación y los nuevos modelos de relaciones. Construiremos un escenario de ideas donde poder establecer relaciones honestas y concretar una visión colectiva de futuro. En la nueva visión se encuentra un juicio crítico sobre hacia dónde estamos yendo en el mercado y hacia dónde realmente nos interesa seguir a todos, ya seamos proveedores, integradores, clientes, prestadores de servicios, educadores o ideólogos.

Solo una última cosa para este 2012 que ya ha empezado: además de sectorializarse para atender a nichos específicos, el conocimiento tecnológico debe descentralizarse. Algunos tienen enorme miedo a que los clientes sepan qué es aquello que tienen entre manos, en cierta medida se perdería cierto oligopolio del que se han beneficiado durante estos últimos 20 años. El problema es que la gente quiere saber, el problema es que la gente ya no se conforma con que le den todo hecho en una caja negra y quiere poder participar de ese nuevo learning by doing, quiere al menos tener la opción de hacerlo. Y para este nuevo escenario que lleva viniendo desde hace un par de años también hay nuevos ecosistemas y modelos y algunos nos preocupamos en diseñarlos. Y también hay precursores que llevan trabajando en esta línea mucho tiempo y su experiencia tendrá un valor inestimable. De entre los que llevan trabajando mucho tiempo destaco dos tipos: aquellos que trabajaban a un 80 o un 90% de esfuerzos (ideas, inversión real, filosofía de empresa e implicación efectiva) en hacer las cosas como siempre y aquellos que trabajaban prácticamente a tiempo completo en hacer las cosas como nunca. Éstos últimos que -como decía T.H.Lawrence- soñaron despiertos, tendrán en mi humilde opinión su recompensa. Toda crisis es una velada oportunidad de cambio y ellos son el cambio 🙂

My mainstream ECM. Posicionamiento

La gestión documental es algo más que esto, amigos...

La mayor parte de blogs que analizan el mercado ECM suelen introducir a menudo una entrada sobre las posibilidades de este tipo de soluciones y el ROI que son capaces de generar. Creo que en consultoría hemos perdido bastante perspectiva de análisis objetivo por el hecho de ceder la exploración y minería de mercado a empresas especializadas que a menudo cobran comisiones por emitir juicios interesados y que frecuentemente no cuentan con expertos en los mercados que analizan, al menos no con los mejores (aquellos con más trayectoria y perspectiva que es lo mínimo exigible en estos casos). A lo largo de estos años me he encontrado con que los propios clientes de gran cuenta ya se han convencido de la validez de estos analistas en un ejemplo evidente de círculo vicioso o de pescadilla que se muerde la cola. ¿Qué fue antes el mercado, los proveedores de mercado, los clientes de mercado, los financiadores de nicho o los analistas que generaron a todos ellos?. Tengo respuesta a esta pregunta pero me la guardo 🙂

Como especialista del mercado ECM puedo destacar algunas ventajas que conlleva la implantación de este tipo de soluciones en la organización. Pero no me preocupa tanto que este post reuna esas ventajas (ya les remitiré a otros posts donde las encontrarán de una forma más coherente y seria) sino el hecho de que el post aporte algo de agitación y perespectiva en un sector extremadamente vivo en la actualidad, tanto que a veces el ritmo de crecimiento del bosque no nos deja ver los árboles. Entre las ventajas fundamentales de la gestión de contenidos empresarial se suele destacar la reducción del papel, el tratamiento controlado de los procesos dentro de la organización, la normalización del tratamiento documental y el almacenamiento y acceso seguros. Hace poco di un curso de ECM intentando hacer foco en este tipo de bondades y desmitificando algunas de las soluciones tradicionales que han poblado y repoblado el escenario software. Todas estas soluciones han sido SW propietario o privativo durante años, sin embargo se abren paso nuevos modelos de negocio que no cifran su posicionamiento en mercado a base de licenciamiento sino a base de actividades complementarias como un modelo viable de partnership, la propia consultoría, el desarrollo colaborativo y el soporte de último nivel. Muchos de los blogs que comentaba se basan en estudios de mercado realizados por los principales analistas IT como Gartner, Forrester, OVUM y otros. Yo intentaré no basarme en ellos salvo para desmitificarlos con todo el respeto que merecen firmas que llevan emitiendo juicios de mercado varias décadas.

En este primer post quiero hablar de estrategia de posicionamiento ECM. Posteriormente hablaremos de mercado, pero antes…

¿Qué opciones nos ofrece la gestión documental en el mercado actual y qué oportunidades creo ver a corto/ medio plazo durante 2011?

Hasta ahora no he conocido mejor roadmap de las posibilidades de las diferentes soluciones ECM que el que año a año van actualizando desde AIIM (entidad independiente que aglutina a los mayores fabricantes del sector) y que os presento a continuación:

ECM Roadmpa de AIIM, 2010
ECM Roadmpa de AIIM, 2010
 
La realidad es que me convence tanto este grafo del mercado de funcionalidades ECM que el otro día convencí a un cliente para que lo colgara de la pared de su despacho. El gráfico representa las principales opciones de negocio que existen para cualquier player e implantador. Para poder realizar una buena consultoría creo que no es necesario controlar cada una de las ramas pero sí tener una perspectiva amplia de los escenarios y soluciones posibles en cada una de ellas. No hablo solo de soluciones tecnológicas sino de estrategias a seguir. Creo que el negocio de la CAPTURA se ha demostrado altamente rentable para cliente y no digamos ya para proveedores tradicionales (tipo KOFAX, Readsoft, OpenText,…) dado el elevado coste de licenciamiento y el alto grado de recuperación tangible de inversión en forma de ahorro de papel. En el mercado español la digitalización certificada comienza a tomar un protagonismo gracias a la promoción de la Agencia Tributaria (AEAT) y de la Orden EHA 962/2007 que ha permitido la proliferación de múltiples players que ofrecen escenarios de destrucción de papel homologados por este organismo. La casi inexistente presencia de opensource en el mercado concreto de la CAPTURA entiendo que será dificilmente salvable puesto que la concentración en este subsector es muy elevada y las tecnologías de reconocimiento inteligente de caracteres están muy patentadas. No obstante me consta que algunos colegas están trabajando con Nuxeo para ofrecer soluciones de extracción de datos en ficheros electrónicos que tal vez podrían extrapolarse al ámbito papel.
Estos escenarios a menudo son complementados con las últimas tendencias en ECM y archiving basadas en SaaS y cloud computing. La reticencia de algunos clientes hacia la externalización completa de los servicios de tramitación de facturas ha provocado que los proveedores den un paso atrás y ofrezcan en algunos casos excepcionales la posibilidad de montar servicios a medida en las instalaciones del cliente. Hablo de facturación porque en materia de Digitalización certificada el mercado aún no está maduro para otro tipo de soluciones funcionales ya que ni siquiera existe legislación al respecto e incluso para la digitalización certificada no existe aún jurisprudencia que siente base dada la novedad del fenómeno (ningún software homologado tiene una antiguedad mayor a los dos años y medio). Veo, pues, una oportunidad clara en este tipo de iniciativas que forman parte de la primera de las ramas de nuestro gráfico: CAPTURA.
 
Actores del mercado ECM (Real Story Group, 2011)

Actores del mercado ECM (Real Story Group, 2011)

Con respecto a la propia gestión de la información (rama MANAGEMENT) asistimos a una diversificación de mercado sin precedentes en gran medida provocada por la eclosión del formato CMIS y por el intrusismo de unos fabricantes sobre otros. Respecto a CMIS solo quiero hacer el apunte de que Alfresco ha sido pionero en la implantación progresiva de estándar al que ya se han sumado la mayor parte de soluciones ECM tal y como anunciaba mi amigo Alex Ugartondo en su blog Standar Operating Procedure. Sobre la diversificación, me explico: tradicionalmente un WCM era un gestor de contenidos web al uso que era integrable con otros componentes a través bien de conectores bien de desarrollos compatibles bajo el mismo estándar (en mi caso he trabajado sobre proyectos con estándar JAVA). Lo mismo ocurría con gestor documental, una aplicación web 2.0 y un BPM (Business Process Management). En la actualidad presenciamos un sincretismo desmedido que hace que los tradicionales gestores documentales se hayan convertido en suites que poseen interfaces mejoradas, gestores de contenidos web, funcionalidades de RM, BPM potentes,… Lo mismo con cada una de estas opciones respecto a las demás. Esta concentración de funcionalidades la observamos claramente en el 2011 Technology Vendor Map de Real Story Group que muestro más arriba. Esto en mi opinión se debe a dos factores: el abaratamiento en la contratación de soluciones que obliga a ofrecer mejorados paquetes que sirvan de “all-in-one”, la estabilización de mercado provocada por el fin de la etapa de vacas gordas donde se pagaba sin ver la cuenta ni la vueltas (primer periodo post-ENRON y post-SOX) y por último la natural capacidad predadora que demuestra el mercado tecnológico (basada en la absorción constante de soluciones para convertirlas en módulos al servicio de un core demiúrgico).

Después de empollarme muchos análisis y realizar alguna que otra reflexión estratégica 🙂 mi previsión a medio plazo tiende a imaginar un mercado concentrado en cuanto a funcionalidades que aúne el concepto cloud (adecuadamente comprendido y no como hasta ahora se ha venido dando) y el concepto all-in-one. Me refiero a soluciones paquetizadas listas para desplegar sin apenas desarrollo. Desde EMC Documentum están tomando posiciones en este sentido con aplicaciones sectoriales listas para implantar con pequeños desarrollos a medida de forma ágil. La palabra del mercado ECM para los próximos años será: Ágil. No necesitaremos grandes estrategas que desplieguen su ejército en el campo de batalla sino una guerra de guerrillas basada en catálogos de software a partir de una meritocracia con tres puntales: agilidad, escalabilidad e integrabilidad. Básicamente ya no se llevan los monstruos sino lo efectivo a corto plazo, lo que ayude a modificar la cultura de trabajo de la organización de una forma poco intrusiva y basada en la reutilización de conocimiento. Por tanto, la sectorialización es mi otra gran apuesta.
 
Otra más, sin duda, es la destrucción de las barreras tradicionales que existen entre las soluciones de almacenamiento y las de gestión, la tradicional guerra entre infraestructura, arquitectura y desarrollo. Cada vez más tenderemos los integradores que conocemos las necesidades de cliente a buscar soluciones que sepan cubrir toda la problemática de gestión documental, incluido el almacenamiento (la rama STORE).
 
En cuanto a la rama PRESERVING, la apuesta histórica de la gestión documental ha sido el Record Management desde que algunos grandes fueron auditados y no disponían de información estratégica básica sobre el cumplimiento de su actividad. Varios incendios y atentados que todos conocemos han contribuido a extender el miedo a no controlar la información vital de la organización. Para ello nacen los módulos de RM. No preveo crecimiento en este sentido en el sector empresarial español pero sin duda creo que habrá una apuesta decidida de la administración pública como lo viene siendo desde la implantación de la Ley 11/2007 de obligado cumplimiento.
 
En la rama OUTSOURCING ya es muy frecuente en consultoría que el abaratamiento progresivo haya  obligado en consultoría a ir muriendo de éxito con el paso de los años, y haya dado lugar a descentralizaciones progresivas del core de negocio. De ahí nace el offshoring del que hablaba hace poco en el blog de la casa y que preocupa tanto a los clientes. En este sentido creo que añadido a todos los grandes keywords para 2011, podríamos sumar el de la focalización en el mercado PYMES, hasta ahora olvidado por las grandes firmas y que está encontrado en el FLOSS (Free Libre Open Source Software) su gran aliado en cuanto a costes y resolución de problemas sin elevada sofisticación y sin necesidad de una gran infraestructura. Para los próximos cuatro años veo muy necesario abarcar este tipo de mercado (el 80% del mercado tecnológico español en concreto) hasta ahora muy abandonado en cuanto a ECM. No será mejor tener un gran cliente que tener muchos con experiencias que aporten más valor a tu producto. Desde el punto de vista de la consultoría, no me refiero a montar chiringuitos eventuales sino a absorver conocimiento de sector nuevamente para poder crecer con mayor posicionamiento.
 
Como último apunte diré que una revolución que veo para el año 2011 es la implantación progresiva, esta vez con apuestas más decididas, de la gestión documental móvil. El mercado no es sólido aún en España pero sin duda está siendo probado en otros entornos con sobrado éxito. Consulta, modificación y publicación de documentos en tiempo real con políticas basadas en socialmedia y CRM para grandes distribuidores que tienen logísticas complejas y necesitan mantener a sus empeados continuamente informados de las últimas novedades respecto a una consulta. Se trata de la rama OUTPUT y tiene que ver con eliminar otras barreras tradicionales: las locativas, las de dependencia de un puesto de trabajo fijo. Tendemos a movernos continuamente y de hecho muchos perfiles trabajan a distancia la mayor parte del tiempo, para ellos saldrán nuevas soluciones, algunas de ellas ya están en el mercado. La extensión de los smartphones y de la #culturared ha influido en la generación de esta nueva necesidad.
El gestor de información

El gestor de información

c. 1868

Image via Wikipedia

El campo en el que muchos trabajamos se llama “Tecnologías de la Información y la Comunicación” (ICT en sus siglas inglesas, TIC en la traducción castellana). Parece algo etéreo, un limbo de conocimiento en el que todos tenemos cabida. En cierto modo así es. Me basta ver la temática de los monográficos de las revistas cientificas que consulto para ver que un gestor de información es un título demasiado amplio que aglutina una infinidad de disciplinas. En el Profesional de la Información, revista con una dilatada trayectoria (desde 1992), podemos encontrar números sobre arquitectura de la información, sistemas de referencia digital, comunicación empresarial, bibliotecas en red (en su último e interesante número de sept/oct 2010), web móvil, mineria web, redes sociales, SEO,… En la Revista Española de Información y Documentación se habla de bibliometría, archivística, ley de propiedad intelectual, e-administración, gestión documental, gestión del conocimiento, alfabetización informacional, accesibilidad y usabilidad web,… y eso solo por poner dos ejemplos inmediatos de revistas profesionales que consultamos todos. Aunque la gran variedad de perfiles profesionales a veces no nos deja ver el bosque, nuestro bosque común es el Gestor de Información.

Profesionalmente me considero un gestor de la información especializado en el mercado ECM (Enterprise Content Management), sobre todo porque creo que para eso me he formado y en esa dirección he intentado orientar mis pasos, con grandes dosis tecnológicas pero con una formación troncal fuertemente funcional. Soy diplomado en Biblioteconomía, Licenciado en Documentación y he realizado varios cursos de especialización en gestión documental y gestión de proyectos; por gusto también un par de masters en Software Libre y dirección de SITI (Sistemas y Tecnologías de la Información). No me vendo -odio hacerlo-, simplemente demuestro andando que aunque rara avis, se pueden casar habilidades que los prejuicios nos presentan como contrapuestas. Como profesional me inquieta el mundo del software libre y escuchaba hablar a mucha gente sobre él, me interesaba como fenómeno sociológico de cara a aplicarlo en la gestión de equipos y en mi propia filosofía de vida; por eso me decidí a conocerlo. No me he arrepentido, he conocido nuevos modelos de negocio y trabajo y he hecho amistad con gente muy interesante. Del otro lado necesitaba un tercer ciclo en gestión tecnológica porque es algo que venía haciendo desde hace tiempo y creo que seguiré aprendiendo siempre (y lo que te rondaré, morena). Estoy convencido de la revolución 2.0 y apuesto por ella, creo que tenemos mucho de qué hablar, pero sobre todo nada a lo que acotarnos si no es estrictamente necesario. En mi caso no pienso dedicarme toda la vida a ECM, creo que no debemos condicionarnos; nuestras aptitudes y capacitación deben ser catalizadoras, no muros de contención. Lo que quiero decir es que todo, bien planteado, casa y tiene un sentido si se plantea mediante cierta lógica de crecimiento. Aún así siempre que  acudo a una entrevista de trabajo (créanme que he hecho alrededor de 120 en mi vida y en ocasiones por puro vicio) me encuentro con la misma pregunta que – ya no me cabe ninguna duda- denota un alto grado de desconocimiento sobre el mercado y la capacitación TIC: ¿y cómo con tu formación has optado por la consultoría tecnológica?. La respuesta ideal podría ser: Sin que siquiera sepa cuál es tu formación, ¿cómo has optado por hacerme esa pregunta?.

Dejando a un lado la ironía, debo/debemos comprender que la gente se imagina que los museólogos, archiveros, documentalistas y bibliotecarios (en algunas asociaciones hasta arqueólogos) siguen siendo esos amados custodios que ponen mala cara y guardan con recelo sus volúmenes y obras. Pues amigos, de éstos siguen afortunadamente -llamadme tradicional- existiendo pero también de los que gracias a su disciplina milenaria (la archivística) han sabido reinventar los conceptos electrónicos de record management y document management (Si me oyera Carlota Bustelo…;) y establecer junto con el resto de profesionales las bases del nuevo mundo digital. En todo caso, ¿es tan necesaria la continua asignación de etiquetas o cajones?, ¿seguimos necesitando adjetivos para nuestro desempeño?. Mi respuesta es que sí, pero otros diferentes…

Tenemos aún mucho que evangelizar. En mi campo sería imposible imaginar un buen proyecto ECM sin la contribución y colaboración del teleco, el ingeniero de software, el administrador de sistemas informáticos, el DBA y el gestor documental. Sin comunicaciones, ni software, ni almacenamiento de datos, ni sistema, ni modelo y arquitectura de información… difícil no, imposible. Aunque, queridos quijotes, de todo he visto en la ancha tierra de la red… Ni los informáticos son gente extremadamente rara (algunos sí), ni los gestores de información somos ratones de biblioteca encerrados en nosotros mismos (algunos sí). Hay de todo en la villa de wide web…

El opensource Alfresco premia la labor de IN2

El opensource Alfresco premia la labor de IN2

Alfresco es una solución FLOSS (Free Libre Open Source Software) para la gestión documental de las organizaciones. Pertenece por tanto al ámbito opensource de la ingeniería de software y ha ido ganando terreno en el mercado ECM (Enterprise Content Management) durante los últimos años. Según refleja el canal CMS Spain en un artículo del día de hoy, la empresa IN2, Ingeniería de la Información, con más de 15 años de experiencia en el sector tecnológico, se ha convertido oficialmente en Alfresco Partner Platinum para el mercado español. De acuerdo a la noticia, “este nivel no sólo se alcanza superando un estricto análisis de los casos de éxito demostrados, tanto en cantidad como en la complejidad de las integraciones, sino también gracias a la satisfacción expresada por el cliente en los resultados obtenidoAlfresco Platinum Partner logos.” Parece que IN2, Ingeniería de la Información, se consolida como la empresa integradora con más capacidades y respaldo en España a la hora de acometer proyectos Alfresco de gran calado, sobre todo en plataformas de alta disponibilidad. La actual apuesta de IN2 por el opensource se combinLogo corporativo de la compañía IN2a con una colaboración ya consolidada con dos de las compañías de software líderes del mercado internacional: Oracle y Microsoft. IN2 ha sido partner tradicional de Sun Microsystems por lo que con su reciente absorción por Oracle, hereda un elevado conocimiento de las tecnologías y entornos de ambas compañías que está logrando aplicar con éxito en el mundo opensource. Manteniendo ambas líneas de negocio, su catálogo de servicios puede abarcar una amplia gama de escenarios a nivel de integración e implantación de soluciones tecnológicas haciendo convivir ambos modelos de ingeniería. Actualmente la compañía trabaja como integradora certificada en la implantación del expediente judicial digital en el Ministerio de Justicia. Este proyecto permitirá a los magistrados, trabajadores y miembros de las diferentes salas y organismos judiciales comunicarse y compartir la documentación de los procesos judiciales, agilizando de este modo el proceso de modernización de la justicia española.